retrato_116

Mariano Serrano

NUEVO APUNTE BIOGRÁFICO DE MARIANO SERRANO

Después de muchos años trabajando en la industria editorial como director de arte, en 2008 fui despedido del Grupo Vocento. Con 58 años me encontré en un escenario muy didicil, pero con una profunda experiencia.
Los objetivos profesionales que siempre tuve fueron muy transversales (estudié arquitectura), activando la participación de los diseñadores y buscando el máximo nivel de diseño… fue un periodo muy rico.

Ahora con 63 años, continuo en proceso de reinventarme, realicé un master muy solvente de gestión cultural (MBA en Empresas e Instituciones Culturales/UCM), gane en concurso la revista corporativa itransporte, he participado en proyectos culturales como Madrid Abierto, abrí un espacio expositivo ESPACIO28004, participo en cursos de diseños… y sobre todo no me rindo a la miseria que nos quieren calzar.

La economía en este país está contraída, asaltada; pero el esfuerzo, el conocimiento y trabajar colaborando da algunos resultados…
En nuestras manos está romper con ese “vicio país” que es abandonar al conocimiento y la experiencia a su suerte! Esto es lo que aporto.
………
…ni se me ocurriría convertirme en una carga para mis hijos. Si todo lo demás me falla, me internaré en un asilo.
Verano // J.M. Coetzee

Aquí el primero, que provocó un ataque de ternura entre las fans:

Mariano Serrano Gallardo.
Después de muchos años trabajando en la industria editorial como director de arte, en 2008 fui despedido del Grupo Vocento. Con 58 años me encuentré en un escenario muy didicil.
Ahora con 63 años, con escaso trabajo, falto de proyectos y en medio de una crisis brutal empiezo a pensar que me ahogo en el futuro, que nunca llegaré a él.
Parece que la habilidad de este país (?) es abandonar la experiencia a su suerte.
La primera vez que voté tenía 28 años, esta historia podrida no sólo se ha tragado mis ahorros sino mis votos!

…ni se me ocurriría convertirme en una carga para mis hijos. Si todo lo demás me falla, me internaré en un asilo.

Verano // J.M. Coetzee

  • 2013