retrato_242

María Tejero

Soy periodista y vivo en Bruselas, desde donde escribo estas líneas, apenas unas horas antes de que empiece un Eurogrupo en el que se le dará una palmada a España en la espalda por la “salida limpia” de su programa de asistencia financiera de hasta 100.000 millones -delquesolo(solo!)seharecurridoa41.333millones- concedido por sus socios europeos para sanear su sistema bancario español.

¿¿¿Cómo???

“Eurogrupo” quiere decir reunión de los ministros de Economía y Finanzas de los países que tienen el euro, donde Alemania corta el bacalao.

“Salida limpia” quiere decir que no nos van a poner nuevas condiciones, pero Bruselas/lazonadeleuro/Alemania ya nos han dejado claro de que habrá que seguir con los “esfuerzos”.

“Sanear” quiere decir inyectar miles de millones de euros de dinero público en los bancos para que no se hundan y sigan desempeñando su función principal: financiar a la economía con préstamos. Aunque no lo están haciendo.

“Esfuerzos” quiere decir “reformas” y “medidas de contención del déficit público”

“Reformas” quiere decir cosas como la flexibilización del mercado laboral.

“Flexibilización del mercado laboral” quiere decir que se facilitan los despidos, los contratos precarios y la contención de sueldos, lo que favorece la devaluación interna y aumenta nuestra competitividad.

“Devaluación interna” quiere decir que cobramos mucho menos, con lo que salimos más baratos. Somos más pobres. Los empleados y parados, claro, los dcirectivos aumentaron un 7 % sus salarios el año pasado.

En cuanto a “medidas de contención del déficit público”, quiere decir un aumento de la “eficiencia del gasto público” para que se reduzca el déficit de las arcas españolas, que se disparó durante la crisis, aunque antes teníamos superávit.

“Eficiencia del gasto público” quiere decir recortes.

Ah, “programa de asistencia financiera con condiciones ventajosas” quiere decir rescate. Diferente, porque solo se ha centrado en la banca y el Fondo Monetario Internacional (FMI) no ha sacado la chequera, aunque sí ha formado parte de las “misiones” de vigilancia al país.

“Misión” quiere decir viajes de “expertos” de la Comisión Europea, del Banco Central Europeo y del FMI al país en cuestión para decir qué se está haciendo bien, qué no, y dónde habría que apretar más. También quiere decir visita de la “troika”.

Por cierto, nos seguirán vigilando -más relajados, pero constantes- hasta que no terminemos de devolver el préstamo… en 2027.

En fin, feliz -que no próspero- fin del programa de asistencia financiera, españoles.

  • 2014