María_web

María

Cuando era pequeña creía que podía volar. Recuerdo con nitidez el nudo en el estómago sobrevolando el colegio. Cierro los ojos y puedo volver a sentir el escozor en la espalda cuando me empezaron a salir las alitas y se me movía la piel. Tris tris tris. Pero son recuerdos que se deshilachan, se disuelven dejando un regusto eléctrico en el fondo de la boca.

  • 6 de diciembre de 2017