AlmaGr_web

Alma GR

Introspección

Qué maravillosa sensación cuando llega el día en que sueltas, dejas ir. Puede ser un objeto, una persona, un hábito… Puede que hayas tardado días, meses o incluso años. Cada persona necesita su ritmo, y siempre y cuando el ritmo no pare, (que decía aquella terrible canción) todo está bien. Puede que te defina un adagio o un allegro pero sin duda has de escuchar tu propiotempo.

Un buen día, ya sea por lo hinchado de tus ovarios o por pura desidia lo dejas marchar, y lo ves todo más nítido, tu vida vuelve a ser tuya, y sientes que has dejado de ser una esclava. No es que todo se resuelva por arte de magia, también están las ayudas externas, los amigos, están Patti Smith y Robert Mapplethorpe… Y tampoco puedes obviar que ejercer la libertad no es tarea sencilla. Eso lo sabes desde hace mucho tiempo.

Si has aprendido algo, tal vez encares la vida de otra forma, con otros ojos. Sin duda, con ojos nuevos. Quizá lo que antes creías requisito imprescindible para conseguir tus metas ahora no te lo parezca en absoluto y puede que sea porque ahora crees un poquito más en ti. Como si soltaras una cosa y automáticamente te llegara otra, como si esas cosas fueran antagonistas. Como si mi amor propio y tú, no cupierais en la misma frase.

Sabes que has de volver a tu centro. Ese que dejaste en algún momento para gravitar alrededor de una estrella que no era la tuya. Has de volver a quien eres realmente, redescubrirte en proyectos nuevos, pero también has de bailar con algunos de tus antiguos miedos. ¿Cuántos son reales y cuántos imaginarios? ¿Te enfrentarás a ellos esta vez?

Es ahora cuando por fin descubres en el fondo del agujero una certeza: No consiste en hacerse muchas preguntas, sino en tener el valor de contestarlas.

¿Es la senda del arte la que quieres transitar?

  • 2014